jueves, 25 de junio de 2015

Aprendiendo de los maestros: Perugino

Sobre Perugino. 2015. Polvo de grafito, difumino y lápiz sobre papel satinado. 42 x 29,7 cm
Este es uno de los primeros dibujos que estoy haciendo a partir de reproducciones fotográficas de dibujos que me gustan e interesan de artistas de todos los tiempos. En este caso, el modelo es un dibujo de un joven idealizado, a modo del dios Baco, que Perugino realizó a finales del siglo XV.

Lo que me impulsa a hacer estas "copias" es experimentar el proceso creativo del autor en cada caso. Es una manera muy completa de aprender determinadas maneras de dibujar. Pero lo más interesante, para mí, es darme cuenta de con qué procesos me siento más identificado para poder interiorizarlos y enriquecer mi vocabulario plástico.

Todos estos dibujos los realizo en el mismo tamaño que el original y con la misma técnica aproximadamente. Hay materiales que ya no se utilizan. Entonces, escojo el material contemporáneo que creo que más se le asemeja.

Perugino utilizó la piedra negra. Yo he usado el lápiz de grafito. 

Lo que me atrajo de esta imagen fue la elegancia del dibujo y la delicadeza en la definición de la anatomía. El típico rayado de líneas paralelas oblícuas del Renacimiento le aporta una cierta vibración. 

El proceso que seguí fue el siguiente. Realicé el encaje con difumino y polvo de grafito. Este procedimiento permite realizar líneas y manchas con gran libertas. Son poco precisas y van definiendo los volúmenes gradualmente. Es muy fácil de borrar o de suavizar su rastro con una goma de carboncillo o con un trapo. Una vez estoy satisfecho con el encaje, suavizo todo el dibujo con un trapo limpio y paso suavemente la goma de carboncillo.

Ahora empieza la fase de definición del dibujo en si. Para ello utilizo lápices de diversas durezas: 2H para los tramados más suaves; HB y B para contornos y tramados un poco más oscuros; 2B para contornos más oscuros y para trazos curvos del cabello.

La parte más importante del dibujo son las luces. Contrariamente a lo que pensé al principio, las luces no son definidas con el lápiz sino que son incorporadas "borrando" el lápiz. De esta manera, puedes tramar con total libertad y después abrir las luces con gran precisión, frescura y limpieza.

Otro factor que me ha gustado mucho en la expresividad de este dibujo es como lo mantiene en una gama de grises sutiles y enfatiza determinados elementos. Por ejemplo, unas cuantas curvas sobre un fondo gris sirven para crear la ilusión de cabello em movimiento. O el énfasis de la línea del contorno que, por un lado hace más abstracto el dibujo al tomar protagonismo como línea en si, y por otro lado crea una poderosa sensación de volumen al separar el cuerpo del fondo.

Perugino fue un pintor del Renacimiento italiano de Umbria y es muy conocido por sus composiciones elegantes y simétricas. Fue el primer gran maestro de Rafael Sanzio, otro gran pintor y dibujante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario